JORNADA 6 (02/10/2010)

Y ENTONCES APARECIO SARPONG

La Real Sociedad vence in extremis al Espanyol con un gol en propia puerta de Ruiz tras un magistral disparo de falta de Sarpong. El equipo dio una mejor imagen que en los dos partidos anteriores y logra retener tres puntos vitales.

Muchas veces no tenemos en cuenta el factor sorpresa; ese que tantas veces se busca y casi nunca se encuentra. Esta vez Martín Lasarte, viendo que el equipo necesitaba algo más de descaro para ir al ataque, decidió probar al que fue el último fichaje txuri urdin antes de empezar la liga, Jeffrey Sarpong. El holandes fue el revulsivo, profundizó en los pocos minutos que tuvo por la izquierda y fue el artífice del disparo que terminó dentro de la portería de Kameni tras rebotar en un defensa rival.

Se podría decir aquello de: y entonces apareció Sarpong. El equipo tenía más el balón, trataba de llegar arriba, lo robaba fácil a un Espanyol al que pareció valerle el empate desde el pitido inicial. Pero faltaba pólvora. Los centros rara vez encontraban rematador, y cuando lograban conectar aparecía Kameni para blocar. Todo ello hasta que apareció Sarpong. Salió a diez minutos para el final y todo el juego fue canalizado por su banda, desde donde encaró con total descaro dejando un gran sabor de boca en los pocos minutos que tuvo.

De todas formas, la Real volvió a demostrar que en casa, ante su público, es otro equipo. Es más compacto, se compenetra mejor y tiene chispa. Y todo ello sin renunciar al esquema que el técnico uruguayo, Martín Lasarte, adoptó la pasada temporada. Mucho se había especulado a lo largo de la semana sobre la posibilidad de que Tamudo y Llorente pudieran jugar juntos. Sin embargo, Lasarte prefirió mantener el esquema y al delantero de Santa Coloma que, quizá, tenía un plus de motivación, ya que se enfrentaba al equipo de su vida, del que salió por la puerta de atrás. La apuesta le salió bien, ya que el equipo dio una mejor sensación.

Así, el once fue el equipo tipo que emplea habitualmente Lasarte: Bravo en portería; Carlos Martínez, Ansotegi, Mikel González y De la Bella en defensa; Rivas y Aranburu en el doble pivote; Griezmann y Xabi Prieto abiertos en banda; Zurutuza de enganche, y Tamudo como delantero centro.

Mención especial merece Claudio Bravo. El portero chileno volvió a ejercer de salvador, tanto antes del gol de Sarpong, como después. El capitán de "la Roja sudamericana" realizó tres intervenciones de gran mérito que permitieron mantener la portería a cero y asegurar los tres puntos. La grada se lo agradeció coreando su nombre en cuanto Turienzo Álvarez - mal en general, aunque sin errores de bulto - decretó el final del partido.

El entrenador del Espanyol, Pochetino, alineó a su once de gala: Kameni en portería; Galán, Forlín, Ruiz y David García en defensa; Javi Marquez y Duscher en el doble pivote; Luis García, Verdú y Callejón en la línea de tres, y Osvaldo en punta.

                       Partido de ida y vuelta.

El equipo periquito trató de dar la sorpresa en los primeros minutos del encuentro con transiciones rápidas y mucha movilidad en la línea de tres. Callejón, Verdú y Luis García trataron de imponer un ritmo rápido en los primeros minutos con el que sorprender a la defensa de la Real, que en los primeros minutos estuvo dubitativa.

Diez minutos le costó sacudirse el dominio visitante a la Real que empezó a tener más el balón y a moverlo con más velocidad, sobre todo por bandas. El problema volvía a ser que a pesar de llegar bien hasta la frontal del área rival le faltaba definir. Ni Prieto, ni Carlos Martínez, ni Griezmann lograban conectar con Tamudo, que tenía una gran pelea tanto con Forlín como con Ruiz.

Todo el peligro de la Real en la primera parte llegaba de pelotas altas metidas al área desde las bandas. La Real quería pero no podía y el Espanyol tampoco renunciaba a nada, por lo que el partido se convirtió en un partido de ida y vuelta. Tamudo la tuvo de cabeza; respondió Kameni. Bravo sacó un balón a Osvaldo. Y antes del descanso, Zurutuza tuvo una pelota franca de cabeza que también mandó fuera.

Debut y protagonista.

En la reanudación el Espanyol volvió a salir tratando de sorprender, aunque no estaba tan preciso como en la primera parte. La Real apretó algo más la salida del balón espanyolista, no dejando pensar a Marquez, lo que hizo que los pericos perdieran el balón fácil. La Real trataba de montar jugadas rápidas y contras una vez recuperado el balón, llegando a asustar, aunque no lograba remtar las jugadas. Cerca estuvo Tamudo de marcar un golazo tras un robo de balón, pero Kameni hizo una gran parada, en la que fue la última ocasión del de Santa Coloma antes de que fuera sustituido por Llorente.

Pero no todo fue de color de rosa. Bravo salvó bajo palos una jugada en la salida de un corner mediado el segundo tiempo, y justo antes de que Turienzo obviara un clamoroso penalty por mano de Forlín en el área espanyolista. Para entonces ya se había producido el debut de Sarpong, que entró sustituyendo a Griezmann. El juego de la Real comenzó a canalizarse por la banda por la que entraba el holandés, que no tardó mucho en convetirse en protagonista. Corría el minuto 40 cuando lanzó de forma magistral una falta, que Kameni paró, dio en la cruceta, golpeó en la pierna de Forlín y terminó colándose en la portería.

Tras el gol, Pochetino metió toda la artillería en el campo. Coromina entró por Marquez. Por su parte De la bella tuvo que abandonar el terreno de juego por problemas de calambres producto de un desgaste físico encomiable. Mikel González pasó a banda izquierda para defender unos últimos minutos en los que el Espanyol achuchó, puso en aprietos dos veces a la Real, pero se volvió a topar con un gran Bravo que terminó amarrando los tres puntos para la Real.

Ahora la liga para dos semanas en las que la Real podrá preparar a conciencia el partido ante el Levante en el que tratará de romper el maleficio de juego y resultados fuera de casa.