JORNADA 14 (05/12/2010 )

EL DERBY FUE TXURI URDIN.

La Real derrotó de forma merecia al Athletic en el primer derby tras el retorno de los donostiarras a la máxima categoría. Anoeta se llenó y el ambiente fue de fiesta total. Prieto de penalti y San José en propia puerta fueron los goleadores.

Alguien decía que este partido era mucho más que tres puntos. Cosas de la rivalidad. El primer derby tras la vuelta de la Real a la primera división se saldó con una victoria más que justa de la Real, que dominó gran parte del encuentro con un juego de toque, ante un Athletic que pecó de juego directo en busca de un Fernando Llorente, que sufrió el marcaje pegadizo de Ansotegi y Mikel González.

Los dos centrales de la Real Sociedad fueron, junto con Rivas y Aranburu, dos de los jugadores más destacados del equipo donostiarra. Y es que el manchego y el azpeitiarra jugaron como si no hubiera un mañana, estando presente siempre en el lugar preciso en el instante necesario, ganando así la partida en el centro del campo a un Athletic que tampoco lo usó en demasía.

Se podría decir que a pesar de que el Athletic comenzó bien, la Real le cogió el pulso al partido, dominó durante gran parte de él, y cuando se encontró con el 2-0, quizá cogiendo algo de riesgo porque restaba mucho tiempo para el final, cambió su esquema para contener, tapar cualquier acometida desesperada del equipo vizcaíno y terminar ganando el encuentro para alegría de la parroquia txuri urdin.

                       Once habitual de casa.

Que era un partido especial quedó claro desde el calentamiento. A pesar de ser un partido especial Martín Lasarte no consideró necesario variar el esquema que habitualmente utiliza en Anoeta, por lo que alineó a los once hombres habituales: Bravo en portería; Carlos Martínez, Ansotegi, Mikel González y De la Bella en defensa; Rivas y Aranburu en el doble pivote; Griezmann y Prieto en banda; Zurutuza de enganche y Llorente en punta.

Por su parte Joaquín Caparrós salió con lo esperado: Iraizoz en portería; Aurtenetxe, San José, Amorebieta e Iraola en defensa; Gurpegui y Javi Martínez en el doble pivote; Susaeta y Gabilondo en bandas; Muniain como enganche y Fernando Llorente como único punta.

Desde el inicio del encuentro se vieron las ganas en ambos equipos, aunque fue el Athletic quien pudo golpear primero. San José, el gran protagonista del partido, disparó desde el punto de penalti tras un rechace y Claudio Bravo realizó una gran estirada, evitando el primer gol del encuentro. Fueron minutos de imprecisión por parte de una Real que parecía haber salido nerviosa, con ansiedad. El Athletic llegaba más a las inmediaciones del área de Bravo, y presionaba muy arriba la salida de la pelota, lo que hizo sufrir a los de Martín Lasarte en los primeros compases del partido.

Penalti claro de San José.

 

Con el paso de los minutos, la Real se fue quitando la presión inicial. Rivas y Aranburu comenzaron a aparecer en escena para hacerse dueños del centro del campo, y recuperar infinidad de balones que sacaban hacia la derecha, banda desde la que llegó el mayor peligro por parte de la Real. Fue cuando mejor estaba jugando el equipo txuri urdin cuando llegó el primer gol. San José despejó con la mano un balón dentro del área en un centro, desde la derecha. Xabi Prieto tuvo que lanzar dos veces el penalti, ya que el colegiado Ramírez Domínguez interpretó que había realizado una “paradinha” antes de lanzar. En ninguno de los dos casos le tembló el pulso al diez donostiarra, por lo que terminó por adelantar en el marcador a la Real.

La Real se pudo marchar al descanso con mayor ventaja en el marcador. Sin embargo, Griezmann tras una jugada de pillo en la que robó el balón a Iraizoz, mandó el balón al poste con la portería completamente vacía para la increduliad de una grada que ya lo celebraba. Antes de esa oportunidad, Gurpegui y Susaeta llevaron peligro, siempre a balón parado, a los dominios de Bravo, aunque Xabi Prieto y De la Bella también pudieron ampliar la ventaja de la Real.

 

                           Cambios de esquema.

 

El encuentro se reanudó con la salida e Toquero por Gabilondo en toda una declaración de intenciones del técnico de Utrera, que se decidió a irse con todo arriba. Parecía que el Athletic podía dar un susto gordo a la Real cuando llegó el segundo gol. Corría el minuto 3 de la segunda parte cuando, tras una buena jugada de Muniain, cortada por Mikel González, la Real salió a la contra por la derecha, y el centro de prieto fuerte hacia el segundo palo encontró la pierna de San José, que marcó en propia puerta.

Griezmann, otro de los grandes protagonistas por su calidad en ataque y su entrega a la hora de bajar a defender, pudo poner el 3-0 en el marcador en un lanzamiento de falta en el minuto 10 que Iraizoz desvió a córner. Este fue un ejemplo de que el partido no bajó enteros a pesar de que la Real parecía tenerlo encarrilado.

El Athletic no estaba haciendo un buen partido pero el peligro que conlleva la presencia de Fernando Llorente en el césped y que la tensión se cortaba con cuchillo, seguían teniendo el partido abierto. Por ello, Martín Lasarte, viendo que Caparrós metía efectivos para tratar de volver a controlar el centro del campo, realizó una maniobra peligrosa, pero que a la postre le dio fruto. Cambió el esquema a un claro 5-4-1 introduciendo a Mikel Labaka a falta de algo más de quince minutos. La idea era clara, esperar atrás con un muro, que finalmente resultó infranqueable para el Athletic.

Hasta el final la Real no pasó apuros y terminó llevándose el gato al agua y tres valiosos puntos que le permiten dormir toda la semana en sexta posición – puesto de Europa League – antes de visitar el Camp Nou. La victoria, además, por aquello de ser ante el eterno rival puede dar moral a un equipo que recién ascendido está haciendo las cosas bien y dando una buena imagen, en una liga en la que, salvo Barça y Real Madrid, está muy pareja para el resto de objetivos. Eso sí, el principal de la Real, la salvación, comienza a ver la luz, ya que en estos momentos el conjunto blanquiazul aventaja en 12 puntos al primer equipo en puestos de descenso.