COPA DEL REY 16AVOS IDA ( 28/10/2010 )

CRUCE DE CABLES Y PIE Y MEDIO FUERA DE LA COPA.

La Real tira a la basura un 2-0 al descanso y termina remontada por un Almería que quiso más. Lasarte falló en los cambios, tardó y el equipo se resintió hasta el punto de terminar doblegado de forma merecida.

Una hora después de terminar el partido sigue rondado una pregunta en la cabeza de muchos realistas: ¿Qué le pasó por la cabeza en el vestuario a Martín Lasarte en el descanso? El cambio de Aranburu por Viguera sorprendió a propios y extraños, y el equipo lo acusó. Porque hasta entonces la Real cerró el ataque del Almería de forma solvente. Los de Lillo no habían protagonizado ninguna jugada de gran peligro en toda la primera parte. Pero sin Aranburu el cierre ya no era total, el Almería se vino arriba y la ventaja se fue al traste.

Lasarte prometió que no habría una gran revolución en el once titular. La convocatoria la dio nada más llegar al estadio y seguidamente decidió su once. Carlos Martínez y Mikel González vieron el partido en el banquillo. Estrada y Labaka entraron en sus puestos para completar la defensa. Zurutuza finalmente se quedó fuera de la convocatoria, lo que provocó que Aranburu fuera a parar a la posición de enganche y Elustondo a la de Aranburu. Además, tal y como estaba previsto, Sarpong ocupó la banda derecha, Griezmann la izquierda, mientras que Agirretxe fue la gran novedad en el once.

El sistema empleado por el entrenador uruguayo no varió, y de salida a la hora de defender, Aranburu bajaba a ayudar a los dos pivotes, cerrando la defensa y no permitiendo al Almería trenzar jugadas ni conectar con sus delanteros Goitom y Ulloa. Valeri, enganche en el equipo de Juanma Lillo, apenas tuvo el balón, Corona y Vargas tampoco lograban estar cómodos con la presión txuri urdin. Pero todo eso cambió. En el descanso se cruzaron los cables y el partido terminó dando la vuelta y dejando a la Real con pie y medio fuera de la copa.

               Sarpong y Elustondo goleadores.

A la Real se le puso el partido de cara muy rápido. Y de nuevo el protagonista fue Sarpong. El holandés aprovechó un buen centro de De la Bella para batir con un disparo raso a Esteban. El delirio se apoderó de la grada, y no era para menos, ya que el fichaje de Sarpong está siendo el más rentable. Siete minutos le bastaron para volver a meter otro gol y encandilar a la grada.

El Almería trató de golpear con disparos desde fuera del área. Goitom y Michel trataron de sorprender a Zubikarai, que respondió con dos buenas paradas. Mientras tanto la Real se asomaba al ataque sobre todo por bandas. Así llegó el segundo gol. Griezmann centró desde la izquierda buscando la llegada de Agirretxe, que cazó la pelota pasada, ganó línea de fondo y metió un centro al punto de penalty al que llegó Elustondo para cabecear y poner el partido en franquía para la Real.

Los cambios tarde.

Con el público tranquilo en sus asientos comenzó la segunda parte. Poco iba a durar la tranquilidad. El Almería salió con una segunda marcha, lo que cogió por sorpresa a la Real que con el cambio de Viguera por Aranburu perdió a la hora de cerrar la defensa. Hasta ocho ocasiones de gol tuvo el Almería antes de acortar distancias. Los de Lillo lograron partir a la Real en dos. Sarpong estaba desfondado, Agirretxe también, Viguera no bajaba a defender y Griezmann estaba más volcado al ataque que otra cosa. Eso facilitó el juego de ataque del Almería, que empezó a jugar con Vargas y Corona, que lograban conectar con Ulloa y Goitom.

A los 21 minutos de juego de la segunda parte llegó el primer gol del Almería. Goitom, con algo de fortuna, batió a Zubikarai, después de que golpeara en Ansotegi. La Real se vino abajo y el Almería, consciente de ello, se fue a por el partido. Así, sólo cinco minutos después, Ulloa marcaba el segundo del Almería.

Para entonces, el equipo necesitaba un cambio, pero el único que parecía verlo era Martín Lasarte. Seis minutos después del segundo gol almeriense Xabi Prieto entró en el campo en sustitución de Sarpong. Lilló reaccionó y se fue decidido a por el partido: Crussat y Piatti entraron por Valeri y Goitom. El cambio de Prieto no solucionaba las carencias en ataque que estaba sufriendo en la segunda parte. El encuentro pedía a gritos la entrada de Llorente, que saltó al terreno de juego demasiado tarde, con el equipo fuera del partido.

Las carencias defensivas seguían a la orden del día. Ulloa se movía entre líneas como pez en el agua. El ariete del Almería aprovechó que la Real se había ido al ataque y tras una gran jugada de los txuri urdin que terminó con el balón en el palo Ulloa mató a la contra y marcó el tercero, que certificaba la remontada y ponía a la Real con pie y medio fuera de la copa.

De este modo, la Real necesitará ganar por dos goles o más en el partido de vuelta, algo que se antoja muy complicado. En 15 días sabremos si la Real vuelve a quedar apeada de la copa a las primeras de cambio o si voltea una eliminatoria que tuvo encarrilada en el descanso y que terminó tirándola por la borda.