JORNADA 40 ( 05/06/2010 )

MATCH POINT

La Real vence con claridad en el Carranza y tiene el ascenso a tiro. Carlos Bueno marcó un hatt-trick y redondeó la jornada de los más de 1000 seguidores.

El partido está a punto de terminar y la Real tiene ya el tan ansiado match point. Los donostiarras lograron, al fin, ganar un partido lejos de Anoeta esta segunda vuelta y lo hicieron cuando más hacía falta y mostrándose muy superior a un Cádiz que se fue desinflando conforme fueron llegando los goles de Carlos Bueno.

Antes, los más de 1000 seguidores, que fueron llegando de manera escalonada hasta la capital gaditana, poblaron terrazas, cervecerías y mesones de pescadito frito. En sus caras se mostraba la alegría de un momento que podía er muy dulce, como así terminó siendo. Celebraron la victoria por todo lo alto, dieron un ejemplo de deportividad y comportamiento y abandonaron el Carranza más de media hora después de terminar el choque, ya que se quedaron animando al equipo que salió de los vestuarios a agradecer el apoyo recibido.

El recibimiento al equipo a su llegada al Carranza hacía presagiar que la tarde iba a ser grande. De nuevo la gran masa blanquiazul se citó en la puerta de acceso de los jugadores a la "Tacita de Plata", donde corearon todo tipo de consignas de apoyo al equipo. De ahí se dirigieron a su tribuna desde donde animaron sin cesar durante los noventa minutos que duró el partido. El equipo ganó, convenció y regaló el viaje perfecto a la hinchada que se ha cruzado la península de lado a lado para dar el aliento necesario a los jugadores para lograr el ascenso.

Pocó importó el calor, poco importó la posible presión que pudieran sentir; la Real dio un baile al Cádiz y terminó imponiéndose por 1-3. Las celebraciones las dejaremos para otro artículo en el que prometemos fotos y vídeos que aseguramos pondrán los pelos de punta, la carne de gallina, a más de una y uno.

 

El once habitual.

El recibimiento al equipo en los aledaños del Carranza no sorpendió a Martín Lasarte, que llevaba las ideas muy claras. Era el día de jugar con el bloque habitual, ese que tantos buenos resultados le ha dado a lo largo de la temporada. No era momento de probaturas - cosa que ha ido haciendo a lo largo de toda la campaña fuera de casa -. El técnico uruguayo, que abandonó a posteriori el campo en honor de multitudes, puso en liza ese once que ya todos conocen de carrerilla: Zubikarai en portería; Carlos Martínez, Mikel González, Ansotegi y De la Bella en defensa; Rivas y Aranburu en el doble pivote; Prieto y Griezmann en banda; Zurutuza de enganche y Carlos Bueno en la punta.

Por su parte, Victor Espárrago, tampoco guardó nada y, salvo Enrique que era baja por sanción, el once fue, también, el habitual: Dani en portería; Cristian, De la Cuesta; Fragoso y Raul López en defensa; Abraham y Fleurquin en el doble pivote; López Silva y Jaume Costa en bandas, y Obgeche y Tristan como doble pareja de delanteros.

Fueron estos dos últimos jugadores los que trataron con su presión de desestabilizar el juego de la Real en los primeros minutos. Ejercieron una buena presión sobre la línea defensiva de la Real a la que le costó sacar el balón desde atrás. El Cádiz, que se jugaba la salvación, salió a morder en su estadio espoleado por un público que conoce todas las tretas - siempre en el buen sentido de la palabra - para animar a su equipo y poner presión en el visitante.

Fueron momentos de nervios iniciales, pero el Cádiz tampoco llegaba con contundencia a la portería de Zubikarai, al que se le vio nervioso en los primeros compases, sobre todo con el pie. Sin embargo, esos nervios comenzaron a apaciguarse en el minuto 12 de partido. Un centro de Griezmann desde la izquierda fue aprovechado por Carlos Bueno para de cabeza en el área pequeña marcar el primer gol de la Real. La grada txuri urdin explotó. No era para menos, ya que al equipo le ha estado costando marcar gol fuera de casa un triunfo. El gol de Bueno (U-RU-GUA-YO) a partir de ahora)puso la cordura en el juego de la Real, que pasó a dominar el encuentro.

Hasta el descanso el Cádiz trató de coger el mando del partido teniendo el balón y buscando, siempre entre líneas, a Tristan y Ogbeche. Pero la defensa de la Real no estaba para contemplaciones y fue repeliendo todos y cada uno de los ataques gaditanos a los que respondió con contras que tuvieron mucho peligro.

En la reanudación la Real siguió a lo suyo, trando de coger a la contra al Cádiz con acciones de gran mérito de Griezmann,Prieto, Zurutuza y Bueno. No pudo empezar mejor el segundo tiempo, ya que a los cuatro minutos, y cuando todavía había muchos seguidores buscando agua - el calor era insoportable - Carlos Bueno marcó el segundo gol en una jugada de pillo, iniciada por Prieto por la derecha, y que terminó aprovechando Bueno en el segundo palo tras fallo de Dani.

Era el día del uruguayo. El hatt-trick estuvo cerca de llegar séis minutos después, pero definió mal y se encontró con Dani, que le cerró bien el paso. Pero Bueno no quería desaprovechar esa racha en la que estaba y en el 14 marcó el tercero de cabeza. La grada no se lo podía creer. La Real necesitaba no complicarse la vida, y no sólo no lo hizo, sino que además bailó al rival.

Tras el tercero era el momento de cerrar el partido. El cuarto pudo llegar en varias ocasiones, pero el equipo estaba más centrado en parar a los gaditanos. Diego Tristan, que al igual que en el partido de Anoeta, no encontró su sitio, fue sustituido. En su lugar salió Toedtli, un delantero que se las sabe todas, y que cerca estuvo de colocar el 1-3 en el minuto 30. Había que aguantar un poco más para evitar remontadas raras. Pero no era el partido. La Real siguió defendiendo bien, manejando bien laa pelota y dejando morir el partido. Sólo Ogbcche con un gran disparo desde la frontal pudo con Zubikarai. Ya era demasiado tarde. Los cerca de 1000 txuri urdines lo estaban celebrando por todo lo alto.

La fiesta se prolongó.

 

Tras el pitido final estalló la alegría tanto en el banquillo como en la grada guipuzcoana. Nadie se quería mover. Los jugadores lo celebraron en el centro del campo, saludaron a esos más de 1000 hérores que se han cruzado el país de norte a sur. Esos mismos 1000 no querían abandonar el Carranza. Sus gritos de ánimo provocaron la salida de vestuarios de los jugadores a quienes vitorearon, con especial mención hacia el entrenador.

Después se acercaron a la salida del estadio a despedir a los futbolistas que esta campaña pueden devolver a la Real a donde no mereció abandonar nunca. Era el preludio de una noche larga en la capital gaditana, que recibió a los hinchas guipuzcoanos de manera sensacional, en un fin de semana que será recordado durante mucho tiempo.

Ahora sí. La Real tiene el punto de partido que quería, el match point que puede hacerle ascender de manera inminente. Ahora sólo falta esperar y que se concrete ese hecho que todos esperamos con locura.

 

1 - Cádiz:Dani, Cristian, Fragoso, De la Cuesta, Raúl López, Fleurquín (Ormazábal, m.67), Abraham, López Silva, Ogbeche, Jaume Costa (Erice, m.75) y Diego Tristán (Toedtli, m.61).
3 - Real Sociedad: Zubikarai, Carlos Martínez, Ansotegui, Mikel González, De la Bella, Rivas (Elustondo, m.84), Xabi Prieto, Aramburu, Zurutuza, Griezmanm (Nsue, m.75) y Bueno (Aguirretxe, m.76).

 

Goles: 0-1, m.12: Carlos Bueno. 0-2, m.50: Carlos Bueno. 0-3, m.60: Carlos Bueno. 1-3, m.83: Ogbeche Árbitro: Lesma López (Colegio madrileño). Amonestó a Cristian, Jaume Costa y López Silva por el Cádiz y a Carlos Bueno, Diego Rivas y Aramburu por la Real Sociedad. Incidencias: Partido correspondiente a la cuadragésima jornada de Segunda División disputado en el Estadio Ramón de Carranza ante unos de 18.000 espectadores con una notable presencia de seguidores de la Real Sociedad.