JORNADA 35 ( 01/05/2010 )

OTRO PASO HACIA LA GLORIA

La Real Sociedad vence al Rayo Vallecano merced a un gol de Xabi Prieto, en un partido que los donostiarras dominaron pero no pudieron marcar el gol de la tranquilidad.

El estribillo de una canción de Ricky Martin dice "un, dos, tres, un pasito pa'lante María". Eso es lo que hizo ayer la Real; dio un paso adelante, un paso hacia la gloria, tras tres jornadas sin conocer la victoria. Cuando parecía que la ansiedad se había apoderado del equipo y los aficionados más pesimistas comenzaban a ver fantasmas del pasado, la Real se sacó un triunfo en casa, demostrando su solidez como local, ante un Rayo Vallecano al que la clasificación no hace justicia.

De nuevo un solitario gol basto a los donostiarras para llevarse los tres puntos. Un gol que llegó cuando más trabado estaba el partido, tras un inicio de choque pletórico por parte de la Real. De nuevo un 1-0 y los nervios a flor de piel para consolidar el liderato en la categoría de plata. A la Real le sigue costando matar los partidos. Eso sí, mientras siga ganando seguramente a los aficionados no les importe si es por la mínima o por goleada.

De todas formas, el encuentro ante el Rayo pudo acabar con un marcador más amplio, y algún gol visitante. La Real volvió a fallar ocasiones muy claras, y el Rayo también dio un par de sustos a la parroquia txuri urdin. Apretó, no se escondió, y a pesar de que la Real tuvo la pelota, el Rayo no se arrugó, hizo su juego, con buen toque y buenas aproximaciones; pero ayer no era su día, tenía la puntería desviada para bien de la Real.

 

                                                      Sergio y Markel.

La baja del doble pivote habitual de la Real por acumulación de tarjetas fue suplida finalmente por la veteranía de Sergio y Markel. Las especulaciones sobre la posible entrada de Illarramendi, que fue convocado junto con Albistegi, se quedaron en nada, ya que Lasarte no quiso experimentos y dio la batuta a la experiencia de Sergio. El riojano hizo jugar a la Real, conectó con Zurutuza, Prieto y Griezmann en una demostración de toque de balón. Mientras tanto, Markel se zafó en la batalla por robar el balón y no dejar jugar cómodos a Movilla y Michel.

Con esa duda resuelta, la Real saltó al césped de Anoeta con Riesgo en portería; Carlos Martínez, Ansotegi, Mikel González y De la Bella en defensa; Sergio y Markel en el doble pivote; Prieto y Griezmann en bandas, Zurutuza de enganche y Agirretxe en punta. Por su parte, Felipe Miñambres, entrenador del Rayo, apostó por Dani en portería, Albacar, Salva, Tena y Coke en defensa; Michel y Movilla en el doble pivote; Jofre y Susaeta de interiores, y Pachón y Ruben Castro en punta.

El inicio del choque fue claramente blanquiazul. La Real salió sin prisa pero sin pausa en busca del gol. Sergio y Markel manejaban el peso del ataque desde abajo, mientras que en defensa, la Real lograba robar muchos balones, gracias a la presión a la salida de balón del Rayo, y no permitía buscar espacios con comodidad a Susaeta, Jofre, Pachó y Ruben Castro, acostumbrados a moverse mucho entre líneas.

El encuentro iba avanzando en su primera parte con dos ocasiones para Imanol Agirretxe que no acertó en la definición. La Real comenzaba a ser un quiero y no puedo. Dominaba el partido, pero sin hacer grandes alardes. Hasta que a la media hora de juego, Griezmann botó un saque de esquina que Prieto cabeceó al palo largo para meter el que a la postre sería el único gol del partido. El delirio se apoderó de la grada, que volvió a responder a las mil maravillas. Los 21.000 espectadores volvieron a apretar de lo lindo a la vez que insuflaron ánimos a los txuri urdin.

Hasta el descanso el partido no cambió. El Rayo siguió haciendo su juego, sin variar la forma tras el gol de Prieto, mientras la Real trataba de llegar por bandas a la portería contraria. Riesgo sólo tuvo que intervenir en una ocasión, para detener un disparo mordido de Pachón; Dani, cancerbero del Rayo, también tuvo que realizar dos intervenciones que privaron a la Real de irse con una ventaja más amplia al descanso.

Mucha posesión, falta de finalización.

En la reanudación la Real volvió a la carga. Los txuri urdin querían el gol de la tranquilidad para afrontar un final sin nervios ni posibilidades de fiasco. Lo tuvo en la cabeza de Zurutuza y las botas de Sergio; sin embargo, las manos de Dani lo impidieron. Sergio cerca estuvo de meter una picadita por encima del portero, que sacó una gran mano; Zurutuza cabeceó en plancha un buen servicio de Carlos Martínez.

Nsue también lo intentó. El mallorquín salió al terreno de juego en sustitución de Griezmann, que volvió a hacer trabajo sucio y dio la asistencia del gol, y trató de aprovechar su frescura para entrar desde la banda izquierda y buscar disparos en la frontal que se topaban con Dani.

Entre tanto, el Rayo trataba de llegar a las inmediaciones del área de Riesgo, pero la defensa de la Real no permitió entrar a sus arietes con facilidad, por lo que los centros que venían de ambas bandas eran despejados por la defensa txuri urdin, o no encontraban rematador. Esa circunstancia obligó a Martín Lasarte a variar el esquema en los minutos finales. El Rayo buscaba irse arriba como fuera. Había que tapar esas incursiones y despejar los centros para coger, después, a la contra a los de Felipe Miñambres. Optó por quitar a Agirretxe, meter a Nsue por el centro, y sacar a Labaka para terminar jugando con defensa de cinco.

Tras este cambio, y la incursión poco después, a falta de tres minutos más el añadido, de Viguera, Lasarte logró matar el partido. Ya que el gol no llegaba, a pesar de tener la posesión de la pelota, cerrar las vías de ataque del Rayo fueron la mejor forma de terminar amarrando los tres puntos, que permiten a los donostiarras seguir firmes en lo más alto de la tabla y con posibilidad de aumentar la renta sobre el cuarto clasificado a falta de siete jornadas para el final. Otro paso hacia la gloria, que este año parece que tanto aficionados como jugadores y técnicos, sí van a poder disfrutar.

1.- Real Sociedad: Riesgo; Carlos Martínez, Ansotegi, Mikel González, De la Bella; Sergio (Viguera, min. 87), Bergara, Xabi Prieto, Griezmann (Nsue, min. 63), Zurutuza; Agirretxe (Labaka, min. 82).

0.- Rayo Vallecano: Dani, Albacar, Tena, Salva, Coke, Míchel, Movilla, Jofre (Quero, min. 76), Susaeta; Pachón (Aganzo, min. 63) y Rubén Castro.

Goles: 1-0, min. 30: Xabi Prieto.
Arbitro: Melero López. Amonestaciones a Susaeta y Coke.
Incidencias: 21.000 espectadores en Anoeta. Día de ayuda al club con 245.000 euros de recaudación aproximada.