JORNADA 29 ( 21/03/2010 )

LA REAL PUDO CON EL LEVANTE Y PINO ZAMORANO.

Los donostiarras doblegaron al Levante en un partido en el que el colegiado Pino Zamorano quiso ser el gran protagonista. La Real es líder en solitario con tres puntos de diferencia con respecto al Hércules, siete sobre Cartagena y diez sobre Betis y Levante, aunque los béticos tienen un partido menos.

No hay nada peor en el mundo del fútbol que un árbitro que quiera ser protagonista de un partido que se estaba desarrollando con normalidad. Si lo de Pérez Burrul con la mano de Marchena que no vio y que su cuarto árbitro le señaló como penalty fue objeto de nevera, lo de Pino Zamorano en este partido es de crionización. Un colegiado que quiere retornar a la máxima categoría del fútbol estatal no puede protagonizar semejantes arbitrajes calamitosos.

Desde que se hizo público que el castellano-manchego iba a ser el trencilla de la contienda ya sabíamos que no se lo iba a poner fácil a la Real. Pero de ahí a inventarse un penalty, expulsar a Ballesteros por doble cartulina amarilla en la misma jugada, mandar al entrenador rival y al delegado local primero a la caseta, y más tarde al entrenador de la Real, hay un trecho. Ensombreció un gran partido de la Real y cerca estuvo de birlarle tres puntos que son de oro.

Porque la Real fue mucho más. Demostró que su liderato no es casualidad y que en casa, ante casi 21.000 almas apoyando a muerte desde el pitido inicial, juega al fútbol de verdad y de forma muy solvente. Los de Lasarte hicieron lo que quisieron, dominaron el centro del campo, abrieron el juego muy bien a las bandas, tocaron con tranquilidad, e incluso el juego directo que practicaron durante muchos minutos fue una decisión acertada con la que hacer más daño a un rival nervioso, ansioso, que se vio superado desde el primer minuto, se encontró con un penalty a favor que no era, un gol que no debería haber subido al marcador, pero que recibió lo que merecía pocos minutos después.

Sí, el Levante que llevaba 11 partidos consecutivos sin perder no pasará a la historia por ser uno de los equipos que en más apuros haya puesto a la Real esta temporada. Sólo un dato: el primer disparo del Levante llegó en el minuto 15 de la primera parte, y el balón no fue ni entre los tres palos.

                                                      Bueno por Agirretxe.

La culpa de ello no la tuvo otra que la Real en su conjunto. Lasarte volvió a aportar por el mismo once con la salvedad de Bueno por Agirretxe y Mikel González por Labaka. Lo demás lo habitual: Bravo en puerta; Carlos Martínez, Ansotegi, Mikel González y De la Bella en defensa; Elustondo y Rivas en el centro; Griezmann y Xabi Prieto en bandas; Aranburu de enganche y Bueno en punta.

Por su parte, Luis García, entrenador del Levante, apostó por el mismo once que la semana anterior le había dado el triunfo por goleada (6-1) ante el Nástic: Manu en portería; Cendrós, Rodas, Ballesteros y Juanfran en defensa; Iborra y Pallardó en el doble pivote; Jorge Pina y Juanlu en bandas; Ruben de enganche y Javi Guerra en punta.

El equipo txuri urdin salió bien armado y con las ideas claras tanto en ataque como en defensa. Presionó bien la pelota desde la primera línea de pase, lo que le hizo hacerse con el dominio del balón desde el minuto inicial. La salida fue, como suele ser habitual en casa, en tromba. La Real se hizo con el control del partido desde el primer minuto y buscó el área rival desde el inicio. El Levante vivía en una zozobra, mientras la Real movía el balón rápido entre líneas y se apoyaba en las bandas. Sin embargo las ocasiones llegaban con cuentagotas.

Una jugada de rapidez en banda derecha de Xabi Prieto permitió al donostiarra zafarse de sus dos defensores, que vieron la llegada para doblar de Carlos Martínez, lo que le posibilitó poner un centro al segundo palo donde Carlos Bueno sin oposición marcó el primer gol del partido. Corría el minuto 30 y la Real merecía ir por delante en el partido. El Levante trató de reaccionar y tres minutos más tarde Javi Guerra tuvo una ocasión de gol, la primera clara del partido para los levantinistas, que desaprovechó. Griezmann y Ansotegi estuvieron cerca de poner el segundo, pero el partido se fue al descanso con el 1-0 y el comienzo del show arbitral de Pino Zamorano.

Pino protagonista.

Fue el propio colegiado el que nada más reanudarse el partido quiso convertirse en protagonista. El criterio que puso no tenía sentido alguno, ya que al principio quiso dejar jugar, pero aplicando las ventajas mal, para luego cortar el juego cada dos por tres y empezar a sacar de quicio a los aficionados que se le empezaban a oler. El auge del show de Pino Zamorano llegó en el minuto 30 de la segunda parte, cuando la Real seguía teniendo el partido controlado y el Levante trataba de avanzar a la desesperada.

Xisco Nadal, que había entrado en el terreno de juego sustituyendo a Pina, se tiró descaradamente dentro del área pequeña a la salida de un corner delante de Rivas. Pino picó y señaló el punto fatídico ante las protestas de los donostiarras y del público. Bravo atajó en primera instancia, pero el rechace le llegó a Juanlu, que antes de que Ruben tirara estaba ya a la altura del punto de penalty, que remató al fondo de las mallas. El gol debió subir al marcador, ya que el jugador del Levante invadió el área antes de que su compañero tirara. Pino Zamorano hizo oídos sordos a las protestas y el marcador pasó a reflejar el empate a uno.

Anoeta se volcó en ese instante aún más con los suyos, mientras Pino Zamorano seguía haciendo de las suyas. Un minuto después del gol visitante, y por aquello de la ley de la compensación, expulsó en una acción tonta a Ballesteros por doble amarilla consecutiva. El central del Levante hizo una falta a cinco metros de la frontal y vio la amarilla por ello. Algo le debió de decir, ya que acto seguido le sacó la segunda y lo mandó a la caseta. Tres minutos tardó Ballesteros en marcharse mientras en los banquillos había un rifirafe, que terminó con el entrenador Luis García y el delegado de campo txuri urdin expulsados.

En medio de todo el circo que se había montado, Martín Lasarte, que previamente había quitado a Griezmann para meter a Zurutuza buscando controlar más el balón y jugar entre líneas, con el empate volvió a querer utilizar las bandas, para lo cual introdujo a Jonathan Estrada por Aranburu. La Real se fue arriba y achuchó a su rival, lo que tuvo premio tras una internada por banda derecha de Xabi Prieto, que Ansotegi cabeceó llegando desde atrás. 2-1 y Lasarte expulsado por no controlar a su banquillo en la celebración del gol.

El Levante bajó los brazos y la Real se fue a por el gol average, que logró con el golazo de Zurutuza desde la frontal del área al palo largo de Manu, que terminó de levantar a una grada encrespada con el colegiado, pero que terminó festejando el triunfo final de los txuri urdin, que pudo haber sido más cómodo si Pino Zamorano no hubiera montado un teatro digno de premio Razzie al peor arbitraje que se ha visto en Anoeta esta temporada.

3 - Real Sociedad: Bravo; Carlos Martínez, Mikel González, Ansotegi, De la Bella; Rivas, Elustondo (Agirretxe, min. 87), Griezmann (Zurutuza, min. 69), Xabi Prieto, Aranburu (Jonathan, min. 83); Bueno.
1 - Levante: Manu; Juanfran, Héctor Rodas, Ballesteros, Pau Cendrós; Iborra (Samuel, 68), Pallardó, Juanlu, Rubén Suárez, Jorge Pina (Xisco Nadal, min. 65); Javi Guerra (Jordá, min. 60) .
Goles: 1-0, min. 28: Carlos Bueno. 1-1, min. 76: Juanlu. 2-1, min. 88: Ansotegi. 3-1, min. 90+4: Zurutuza.
Árbitro: Pino Zamorano (Castilla- La Mancha). Tarjeta roja a Ballesteros en el minuto 76. Expulsó a Martín Lasarte tras el gol de Ansotegi y previamente a los delegados de los dos equipos. Amonestaciones a Rivas, Iborra, Samuel, Juanfran y Pallardó.
Incidencias: 20.000 aficionados en el estadio de Anoeta. El partido comenzó con 8 minutos de retraso, al exigir Pino Zamorano cambios en la equipación de un jugador realista