JORNADA 22 ( 30/01/2010 )

EMPATE Y ¡ GRACIAS!.

La Real se deja dos puntos ante Las Palmas en un partido marcado por el mal estado del terreno de juego, la climatología adversa y un arbitraje penoso de Jaime Latre. Bueno adelantó a la Real, Randon y Darino pusieron por delante a Las Palmas, y Labaka empató de chilena al final.

No hay que ser un virtuoso del fútbol para saber que cuando a uno le marcan dos goles en tres minutos y le dan la vuelta al marcador, la reacción instantánea tiene que ser la de sacar la artillería del banquillo e ir a por el empate, primero, y a por el partido, después. Bien, pues que alguien se lo explique a nuestro entrenador, porque no es de recibo que tras el segundo gol de Las Palmas se pase casi diez minutos sentado con los brazos cruzados con Agirretxe calentando en la banda, para sacarlo pasado el minuto 30 de la segunda parte, como si no ocurriera nada.

Está claro que una vez visto es muy fácil criticar, pero en ese momento medio estadio, por no decir entero, estaba reclamando a gritos que metiera a Agirretxe para buscar el empate como fuera. Pero ni así, han pasado casi nueve minutos hasta que ha decidido reaccionar, lo que casi le pudo costar caro a la Real. Menos mal que un remate a la virulé de chilena de Labaka con el cronómetro marcando el 45 terminó entrando, y la Real amarró un empate que, visto lo visto, se puede considerar hasta valioso.

                                      Zubikarai titular, Songo’o banquillo.

Con Bravo sancionado, Labaka de vuelta y Songo’o en la convocatoria, Lasarte volvió a dar el lateral zurdo a Mikel González. En la portería, tal y como era de prever, Zubikarai fue el elegido, y en el resto el entrenador uruguayo no varió nada su esquema. Así, formó con Zubikarai en portería, Carlos Martínez, Ansotegi, Labaka y Mikel González en defensa; Elustondo y Rivas en el doble pivote; Griezmann y Nsue abiertos en banda, con Aranburu por el centro, y Bueno como único punta.

Por su parte, Sergio Kresic optó por un once titular compuesto por Pindado en la puerta; Samuel, Lamas, David García y Juanpa en defensa; Siro Darino y David González en el doble pivote; Diego León, Saúl y Francis Suárez formando una móvil línea de tres, y Rondón en punta.

                                                   Mala primera parte.

La tarde era desapacible. Tremendos aguaceros caían sobre el estadio de Anoeta. El césped, muy castigado tras un invierno duro y varios días de lluvia, terminó por claudicar y presentaba zonas muy encharcadas en las que el balón no corría. Mal presagio para el estilo de juego de una Real a la que le gusta tener el balón y tocar. La tarde era más propicia para echarse la siesta en el sofá de casa tapado con una manta que para la disputa de un partido de fútbol.

Así lo debió pensar la defensa txuri urdin que salió dormida en los primeros compases del partido. El único que trataba de hacer algo era Emilio Nsue que trataba de crear peligro por banda derecha. Fue el propio futbolista mallorquín el que tuvo la primera gran oportunidad del partido para la Real, pero su remate se estrelló en el larguero.

Ese fue el despertar de la Real, que poco a poco se fue adueñando del balón y del partido con un Rivas inconmensurable en el centro del campo, sobre todo en labores de recuperación. La Unión Deportiva Las Palmas buscaba hacer daño a la contra. Saúl, Rondón, Francis y Diego León trataban de sorprender a la defensa txuri urdin a base de rapidez. Fue el propio Saúl el que gozó de la ocasión más clara de la primera parte, pero mandó fuera un balón a tres metros escasos de la línea de gol, tras un error de Carlos Martínez que se resbaló al tratar de despejar.

La Real también lo intentó a rachas. Griezmann protagonizó una de las mejores jugadas de la primera parte, que en su gran mayoría fue gris. El colegiado Jaime Latre contribuyó a ello con un horrendo arbitraje, dejando jugar, permitiendo entradas duras y no sacando tarjetas claras para ambos bandos.

Dos penaltis y voltereta

Tras el paso por vestuarios el colegiado continuó siendo protagonista del partido. Se tragó dos claros penaltis en el minuto dos en el área de Las Palmas. Primero, Ansotegi fue derribado por un defensor rival, y seguido, en la misma jugada, otro defensor despejó el balón con la mano. Pero Latre no quiso ver nada.

Menos mal que dos minutos más tarde aparecieron Aranburu y Bueno. El de Azpeitia dio un soberbio pase entre líneas al uruguayo que ganó en carrera a su par, encaró a Pindado y con una picadita mandó el balón al fondo de las mallas. Daba la sensación de que la Real parecía tener el partido encarrilado; nada más lejos de la realidad.

Tras el gol txuri urdin Las Palmas se hizo con el control del balón y comenzó a crear grave peligro sobre el marco de Zubikarai. Lasarte optó en ese momento por sustituir a Aranburu y meter a Zurutuza. No le sirvió de mucho el cambio, ya que un fallo defensivo dejó a Rondón sólo en el segundo palo y empató el partido. Y cuando todavía la grada no se había recuperado del golpe, Siro Darino entró solo desde atrás, nadie le vio, y cabeceó al fondo de las mallas un córner botado por Diego León. Voltereta en el marcador y grada helada. Corría el 23 de la segunda parte.

El terreno de juego no estaba para muchas florituras y la Real se tenía que volcar al ataque con balones largos hacia los hombres de ataque. Lasarte, tras el segundo tanto se quedó inmóvil y le costó reaccionar. Tardó ocho minutos en hacer un nuevo cambio para meter toda la artillería e ir en busca del empate. La grada se lo reprochó, a pesar de que Griezmann cerca estuvo de empatar a los cinco minutos.

Debut de Songo’o.

La Real trataba de meter balones largos a Zurutuza, Bueno, Agirretxe y Nsue. El mediopunta mallorquín empezó a flaquear tras el gran esfuerzo realizado a lo largo del partido por profundizar el juego por banda. Así, Lasarte decidió que Songo’o, la nueva incorporación txuri urdin, debía debutar. Era el minuto 37 cuando el camerunés saltó al terreno de juego en sustitución de Nsue. La nueva incorporación realista sólo tardó un minuto en demostrar la calidad que atesora su fichaje. Metió un gran centro desde la derecha en carrera que cerca estuvo de rematar Bueno.

Agirretxe y Songo’o trataron de aprovechar que salieron de refresco para meter otra marcha en el ataque de la Real. Pero los minutos pasaban y el final se acercaba peligrosamente, mientras la Real no conseguía llegar con claridad a la portería de Pindado. Las Palmas seguía buscando contras, y cerca estuvo de meter el tercero; Carlos Martínez la sacó cuando ya celebraban el gol en el banquillo de Kresic.

 

 

Y ya sobre la bocina, según se cumplía el 45, un centro de Songo’o con la pierna mala, la izquerda, fue rematado a la media vuelta por Labaka, golpeó en el hombro de Lamas y se coló en la portería de Pindado. La grada lo celebró por todo lo alto, y jaleó a los suyos para que fueran a por el de la victoria. Este, sin embargo, no llegó y la Real tuvo que conformarse con un empate, que visto el devenir del encuentro, puede considerarse positivo.

2 - Real Sociedad: Zubikarai; Carlos Martínez, Ansotegi, Labaka, Mikel González; Rivas (Agirretxe, min. 76), Elustondo, Nsue (Songo'o, min. 83), Aranburu (Zurutuza, min, 65), Griezmann; Bueno.

2.- U.D. Las Palmas: Pindado, Samuel Bella, Lamas, David García, Juanpa, David González (Josico, min. 82), Darino, Diego León (Jorge, min. 80) Rondón, Francis Suárez (Sergio Suárez, min. 61); Saúl.

Goles: 1-0, min. 50: Carlos Bueno. 1-1, min. 65: Rondón. 1-2, min. 68: Darino. 2-2, min. 90: Labaka.

Árbitro: Jaime Latre (Aragón). Amonestaciones a Aranburu, Pinado, Sergio Suárez y Diego León. Incidencias: 17.000 espectadores en el estadio de Anoeta. Fuerte lluvia durante todo el encuentro.