JORNADA 3 (12/09/2009 )

GOL FANTASMA PARA LOGRAR LA PRIMERA VICTORIA ( 1 - 2 ).

Qué sudores tengo todavía. ¿Entra el balón de Carlos Bueno? El linier parece que dice que sí, pero la imagen de la televisión genera dudas. Lo importante es que entrara o no, el colegiado Hevia Obras concedió el tanto que significa la primera victoria de la Real Sociedad esta temporada. La Real necesitaba una victoria como el comer, entre otras cosas para quitarse el ansia por lograr victorias que le permitieran encaramarse desde el principio a los puestos altos de la clasificación. Bien, pues a la tercera fue la vencida y la Real se trae los tres puntos para casa cuando parecía que ambos equipos daban el empate por bueno.

                                             Vuelta al 4-2-3-1

Martin Lasarte volvió de nuevo al 4-2-3-1. Con Bravo en Donostia tras volver de disputar dos partidos internacionales con Chile, el entrenador uruguayo optó, una vez más, por Asier Riesgo para ocupar la portería. El de Deba volvió a ser protagonista y salvo en dos ocasiones claras a su equipo. Junto con él los cuatro habituales, Estrada, Mikel Gonzalez, Ansotegi y De la Bella, formaron la defensa txuri urdin, Rivas y Elustondo formaron el doble pivote. En la línea de tres adelantada, Xabi Prieto y Johnatan escoltaron a Nsue, que esta vez jugó por el centro, y arriba Agirretxe trataría de reencontrarse con el gol.

Por su parte, Cesar Ferrando jugó con un 4-4-2 con Ruben en portería, Campano, Medina, Mairata y Mingo en defensa, Miguel Angel y Bauza en el doble pivote, Jose Mari y Morán abiertos en banda y Roberto y Walter arriba.

La Real avisó primero. Agirretxe estuvo a punto de batir a Ruben con un disparo cruzado raso tras pase de Nsue, que hizo una gran jugada. Los tres efectivos de la línea de tres, Johnatan, Xabi Prieto y Nsue, cuajaron un buen inicio de partido.

Los problemas estaban atrás. Ansotegi y Mikel Gonzalez no estaban enchufados. Su estado anímico parecía más preso del nerviosismo, que se les hizo estar imprecisos. Esa circunstancia a punto estuvo de costarle cara a la Real. Una buena cmbinación entre Jose Mari y Campano acabó con un balon al área que ni Mikel ni Ansotegi supieron despejar y que se paseó sin encontrar rematador. Poco más tarde Riesgo hizo dos grandes intervenciones, una en el mano a mano con Moran y otra a un remate de cabeza de Jose Mari tras saque de corner, que hicieron que la Real no se pusiera en desventaja.

                 Oportunidades tras el ecuador de la primera parte

El Nástic parecía que tenía más mordiente que la Real. Los de Lasarte no estaban cogiéndole el pulso al partido. Tras las dos grandes ocasiones locales la Real reaccionó y comenzó a dominar el juego. Así, en el minuto 24 llegó la mejor ocasión para los donostiarras. Johnatan estrelló un balón en el larguero de fuerte disparo y Prieto mandó el rechace fuera.

La Real quería tener el balón y jugar de forma pausada buscando los espacios por el centro y la apertura a las bandas, sobre todo, a la derecha, donde Xabi Prieto cada vez que cogía el balón dejaba destellos de su calidad. Por su parte, el Nástic creaba todo el peligro a balón parado. Precisamente de esta forma llegó otra de las grandes ocasiones de la Real. Campano sacó un balón en la misma línea rematado por Mikel González tras un saque de esquina botado por Xabi Prieto. Eran los compases finales de la primera parte. 

                                    Agirretxe abrió el marcador

La Real salió mejor al terreno de juego tras el descanso. Dominaba el balón, aunque no creaba ocasiones de gran peligro. El Nástic trató de quitar ese dominio a la Real, y aunque no pudo hacerlo del todo tuvieron dos oportunidades antes de que Agirretxe abriera el marcador para la Real. El delantero de Usurbil cabeceó a la red un centro de corner de Xabi Prieto para la alegria del nutrido grupo de seguidores txuri urdin, que se desplazó hasta el Nou Stadi de Tarragona. Corría el minuto 17 de la segunda parte.

Sin embargo, tal y como dice el refrán, poco duró la alegría en la casa del pobre. Cinco minutos después el Nástic empataba con un gol de Roberto. El delantero del equipo tarraconense controló un buen balón en el centro del área y batió por alto a Asier Riesgo.

                                    Ultimos minutos aburridos

Tras el empate pareció que ninguno de los dos equipos quisiera ir a por el partido. Las fuerzas flaqueaban y ambos equipos pedían cambios a gritos. Siete minutos tardó Lasarte en hacer un doble cambio para dar aire al equipo. Markel y Bueno entraron en el terreno de juego en sustitución de Elustondo y Agirretxe, para tratar de dar otra frescura al equipo tanto en la medular como en la delantera.

El partido decayó totalmente, hasta el punto en el que podemos decir que los últimos veinte minutos antes de llegar al tiempo añadido sobraron. Los dos equipos durmieron el partido, de tal manera que el balón sólo circulaba en el centro del campo y nadie parecía querer ir a por el área contraria.

Ya en el descuento, y con el partido en fase de shock, llegó la jugada del partido. Carlos Bueno disparó desde fuera del área, el portero no reaccionó bien y tuvo que detener el balón en dos tiempos. El colegiado, a instancias de su linier, apreció que el balón había traspasado la línea antes de que el cancerbero Ruben lo atrapara y concedió gol. Una jugada completamente surrealista dio, por tanto, la victoria a una Real que la buscaba presa ya de la ansiedad, y que le sirve para escalar, lo más seguro, puestos en la tabla clasificatoria.