JORNADA 2 ( 06/09/2009 )

DECEPCIONANTE

La Real empata en casa con el Murcia en un partido que dejó muchas dudas entre la parroquia blanquiazul.

Reconozco que no entiendo de fútbol, pero creo que sé distinguir entre un equipo que sabe a lo que juega, que busca la portería contraria y otro que no tiene ni gol ni pegada. Éste último es el que más se parece a la Real en este inicio de curso. La Real no hace daño arriba, le cuesta crear ocasiones y, cuando las tiene, no sabe rematar. Lo dicho, decepcionante.

En ese pequeño párrafo se puede resumir, entre líneas, el partido ante el Murcia. Empate sin goles, porque ninguno de los dos equipos golpeaba con fuerza la portería contraria. Podría haber sido peor, pero Riesgo sacó una manopla increíble para desviar a corner un disparo de Capdevilla.

 

                                           Pocos cambios

Martin Lasarte no introdujo grandes cambios en el once titular con respecto al que jugó ante el Rayo Vallecano. La mayor novedad vino en el esquema, ya que el entrenador uruguayo varió del 4-2-3-1 al 4-4-2 con Agirretxe y Bueno en punta. Por lo demás, Riesgo ocupó la portería, Estrada, Ansotegi, Mikel González y De la Bella jugaron en defensa, Rivas y Elustondo ocuparon el doble pivote y abiertos en banda Johnatan y Xabi Prieto trataron de profundizar, aunque sin éxito.

El Murcia, por su parte, jugó con un 4-2-3-1, con Juantxo Elía en portería, Oscar Sanchez, Sergio Fernández, Iñaki Bea y De Coz en defensa, Mejía y Bruno como pivotes, línea de tres para Capdevilla por la izquierda, Albiol por la derecha y Natalio por el centro, y arriba Pedro.

                                             Escaso peligro

Ninguno de los dos equipo llevó gran peligro a la portería contraria a lo largo de la primera parte. Ambos buscaban profundizar por banda sin éxito, lo que provocaba constantes pérdidas de balón y poca vistosidad al partido.

Las ocasiones se pudieron contar con los dedos de una mano. Tanto Real como Murcia dispusieron de dos ocasiones de gol que no pudieron materializar. El Murcia fue quien avisó primero en el minuto 18. Ese pequeño aviso hizo despertar a la Real que empezó a utilizar con asiduidad las bandas para buscar hacer daño a los pimentoneros en ataque. Xabi Prieto y Johnatan fabricaron dos jugadas mediada la media hora de partido que no lograron culminar.

Pero fue Capdevilla, el interior zurdo murciano el que dispuso la mejor oportunidad de la primera parte. Arrancó desde la banda, en el minuto 35, se fabricó la posibilidad de disparo y mandó un obús que se fue fuera por poco.

La primera parte concluyo con el empate a cero en el marcador y el descontento de la grada con el juego de los txuri urdin y con la actuación de Lizondo Cortés, que si bien no estaba influyendo en el marcador no midió por el mismo rasero a ambos equipos, lo que terminó por irritar a la parroquia local.

                                               Un solo cambio

 

La segunda parte comenzó con Lizondo Cortés como protagonista. El colegiado valenciano no expulsó a Oscar Sanchez por doble amonestación, cuando tras una buena jugada de Xabi Prieto, el lateral pimentonero le tiró una patada desde el suelo. El colegiado, que le había mostrado otra tarjeta amarilla un minuto antes, no quiso saber nada.

El partido avanzaba en su segunda parte con una Real que se iba adueñando de varias parcelas y un Murcia que tenía que recurrir a las faltas para parar a la Real. De este modo, el equipo txuri urdin no dispurso de una clara ocasión de gol hasta el minuto 21 de la segunda parte, cuando dos balones se pasearon por el área sin que lograra llegar nadie a rematar.

Minutos después llegaría la oportunidad más clara del partido. Capdevilla disparó dentro del área colocando el balón a la escuadra, y cuando celebraba el gol, apareció una mano crucial de Asier Riesgo para despejar el balón a corner.

Acto seguido llegó el primer y único cambio de la Real. Lasarte decidió introducir en el terreno de juego a Griezmann en detrimento de Johnatan, que todavía tiene mucho que aprender en lo que a la velocidad del juego se refiere. Corría el minuto 28 de la segunda parte y la Real buscaba un revulsivo para entrar por la banda izquierda.

No fue tan protagonista Griezmann, como sí lo había sido a lo largo de la pretemporada y apenas pudo entrar en juego. Fue Gorka Elustondo el que tuvo la mejor ocasión de la Real, en el minuto 30, aunque un defensor del Murcia sacó la pelota en la misma línea de gol.

 

                                            Mal comienzo de liga

Hasta el final del partido lo único que sucedió fueron las constantes pérdidas de tiempo que protagonizaron los jugadores del Real Murcia, por lo que el colegiado prolongó el partido alrededor de cinco minutos, en los que la Real no supo meter balones a la olla.

Así, el partido finalizó con el empate a cero inicial y con los silbidos de un público que no entiende a qué juega esta Real. Dos puntos de seis posibles hacen que el equipo txuri urdin firme un pobre arranque de liga, que se coloca la parte media baja de la tabla.