JORNADA 16 ( 12/12/2009 )

La Real gana al Castellón en Castalia en un discreto partido gracias a un gol de Mikel Labaka a la salida de un corner.

La hora de la siesta y la Real tienen “feeling”. Dos partidos dos victorias y ambas por la mínima. Esta vez la victoria ha llegado a domicilio, en Castalia ante el Castellón. El partido no ha sido nada brillante. La Real no ha sido la de otras ocasiones y el que estaba sobre el terreno de juego no parecía el líder de la segunda división. Sin embargo, estos partidos también hay que ganarlos y la Real, este año, está sabiendo sacar este tipo de partidos adelante.

Lo mejor, por tanto, ha sido el resultado. Seguramente eso sea lo que más importe al aficionado txuri urdin. Si la Real es capaz de ganar cuando juega mal, ¿qué será capaz de hacer cuando juegue bien? Es la pregunta que seguro muchos se hacía al final del partido. Eso sí, mientras la Real siga ganando, siga sacando los partidos adelante, no habrá críticas, ni nadie se acordará de los fallos defensivos, de las pérdidas de balón en el centro del campo, o las ocasiones malogradas.

Por eso, que hoy Griezmann haya sido suplente y ni haya pisado el horroroso césped de Castalia ha pasado completamente inadvertido. Los errores defensivos, las imprecisiones en el pase, o las dificultades para sacar el balón tampoco serán objeto de análisis en muchas tertulias post partido. La Real ha ganado y eso es lo que tiene que contar. Lasarte ya habrá tomado nota de esos despistes, fallos y demás, para tratar de corregirlos de cara al trascendental partido del próximo domingo ante el Betis.

 

                                        Griezmann suplente.

 

Con la vuelta de Mikel González al equipo y el buen estado de forma de Nsue y Carlos Bueno, quizá la gran novedad de Martín Lasarte en el once inicial de la Real fue la incorporación de Zurutuza. El entrenador uruguayo optó por el de Rockefort para buscar una mayor movilidad en el ataque por el centro y meter artillería arriba con Nsue, Bueno y Xabi Prieto. De este modo, Lasarte alineó a Bravo en portería, Estrada, Ansotegi, Labaka y Mikel González en defensa; Rivas y Elustondo en la medular, Xabi Prieto, Zurutuza y Nsue en la media punta, y Carlos Bueno arriba.

En el Castellón, Tintín Márquez introdujo dos cambios con respecto al once tipo de su equipo. El ex osasunista Nico Medina y Pedro Hernández fueron de la partida en un once formado por Carlos Sánchez, Rafita, Zamora, César y Pedro en defensa, Mantecón y Enguix formando doble pivote, con Gari Uranga y Palanca en banda, Medina como enganche y Ulloa en la punta.

 

                                              Intermitentes.

 

La Real fue un equipo intermitente a lo largo de toda la primera parte. El Castellón comenzó más fuerte y quiso irse arriba buscando hacer daño a la Real con balones directos a Ulloa. Desde el inicio se iba a observar que no era la tarde de la defensa de la Real, que estuvo flojita.

Con el paso de los minutos, la Real se hizo con el control de la pelota. La presión de los txuri urdin fue de menos a más y con el balón en su poder trataban de hacer daño a los castellonenses, sobre todo, mediante la dupla Nsue-Carlos Bueno.

Fue en ese momento de mayor dominio donostiarra cuando llegó el gol del partido. De nuevo en un corner; de nuevo una jugada ensayada, y de nuevo Xabi Prieto haciendo una jugada de pillo al igual que siete días antes en Anoeta frente al Real Unión. El jugador donostiarra peinó un saque de corner al primer palo de Elustondo que fue directo a los pies de Mikel Labaka que solo en el punto de penalty mandó el balón al fondo de las mallas. Un gol calcado al que otro central, Jon Ansotegi, marcó la semana pasada ante el Real Unión.

A partir del gol la Real fue desapareciendo a ratos. El Castellón se fue arriba con más corazón que cabeza y con balones a Ulloa trataba de crear peligro. La defensa comenzó a mostrar los primeros síntomas de desconcentración, lo que pudo llegar a costar caro. Sin embargo, Claudio Bravo primero a remate de Nico Medina y la mala puntería de Ulloa, después, evitaron que el partido se fuera en tablas al descanso.

Poco fútbol.

 

La segunda parte sobró. La Real no fue capaz de encontrar su juego, mientras el Castellón trató de lograr el gol con acciones puntuales de peligro de Ulloa, Gari y Nico Medina. A punto estuvo de marcar, en cambio, la Real nada más reanudarse el partido. El cabezazo de Carlos Buenos fue directo a las manos del cancerbero Carlos Sánchez.

Por lo demás, poco fútbol se pudo ver en Castalia en el segundo acto. El estado del césped tampoco ayudaba, aunque no puede ser escusa para el discreto partido firmado por los hombres de Martín Lasarte. El uruguayo, viendo que el equipo no era el de otras tardes, y que hombres tan importantes en defensa como Elustondo, Mikel González y Dani Estrada estaba con tarjeta, trató de sujetar el centro del campo con la sustitución del pivote de Beasain para dar entrada a Markel Bergara.

Las ocasiones brillaban por su ausencia, por lo que la batalla en el movimiento de piezas podía pasar a se clave. Tintín Márquez buscó más velocidad por banda con la entrada de Jonatan Valle y Diego Reyes, a lo que Lasarte respondió sacando a Aranburu para contener más. Agirretxe sustituyó a Bueno buscando frescura en ataque, sobre todo a la hora de montar contras, y Páez saltó al campo por Mantecón a diez minutos para el final con la clara intención de ir a la desesperada a por el empate.

Cerca estuvo el Castellón de lograrlo, pero el cabezazo de Nico Medina se estrelló en el poste, ante la mirada de Bravo y la desesperación de Ulloa que entraba sólo en el punto de penalty para empujar el balón, en una acción en la que la defensa txuri urdín volvió a fallar. Los minutos restantes fueron de querer y no poder por parte de los blanquinegros. Achuchó el Castellón a la Real pero no logró llegar con claridad a la portería de Bravo, que, una vez más, volvió a quedarse a cero.

 

                                                   Líderes.

 

Así, en un discreto partido, la Real logró una importantísima victoria que le permite continuar como líder por segunda semana consecutiva. El juego del equipo no está siendo vistoso, pero la Real está sabiendo sacar los partidos adelante. Con más fortuna o no, los donostiarras están demostrando aprovechar las ocasiones de gol y en defensa, a pesar de que este encuentro no fue el mejor, se están mostrando seguros. El resultado es una solvencia que, de momento, permite a los de Martín Lasarte afianzarse en los puestos de ascenso, cuando el campeonato camina ya hacia su ecuador.

 

0. Castellón: Carlos Sánchez; Rafita, Pedro (Diego Reyes, m.76), César, Zamora; Enguíx, Mantecón (Paéz, m.81);Palanca, Uranga (Valle, m.65), Medina y Ulloa.
1. Real Sociedad: Bravo; Estrada, Mikel, Ansotegui, Labaka; Elustondo (Markel, m.58), Diego Rivas; Xabi Prieto, Nsue (Aranburu, m.72), Zurustuza y Bueno (Agirretxe, m.79).
Goles: 0-1, m.18 Labaka.
Árbitro: Pino Zamorano, del colegio castellano-manchego.Amonestó a Rafita, Uranga y Tintín Márquez por el Castellón y a Elustondo, Mikel y Estrada y Bueno por la Real Sociedad.
Incidencias: Partido disputado en el Nuevo Castalia, con terreno de juego en irregulares condiciones, y ante la presencia de 4.688 espectadores.