JORNADA 13 ( 22 / 11 / 2009 )

La Real Sociedad rompe el maleficio de la “hora del vermut” y vence in extremis al Cartagena. Imanol Agirretxe fue el autor del gol txuri urdin.

Hay que reconocer que jugar a las 12 del mediodía se hace duro. No es el mejor horario y, además, para los supersticiosos la Real todavía no sabía lo que era ganar a tal hora. En anteriores experiencias había caído apaleado, por lo que la visita del Cartagena, líder hasta el momento de la competición, tampoco era la mejor para jugar a dicha hora. Sin embargo, algún día había que romper el maleficio.

Cuando los primeros periodistas llegaban a Anoeta, la televisión de la zona mixta recordaba que esa hora suele ser para la retransmisión de la santa misa. Decenas de feligreses rezaban en la televisión ante los atónitos ojos de los presentes, que ya de paso, nos sumamos a las oraciones para que la Real sacara el partido adelante. Parece ser que surgió efecto, porque nos mandaron a San Imanol que metió un gol en el último suspiro para certificar la victoria.

¿Un milagro? Seguramente sí, ya que ni jugando contra diez la Real tuvo grandes ocasiones de gol como para haber finiquitado el partido antes. La expulsión de Cygan parecía dejar en bandeja el partido a una Real que tenía el balón, pero que no lograba ocasiones claras de gol. Nada más lejos de la realidad. El Cartagena no se arrugó y no tiró la toalla hasta que Agirretxe empujó con la cabeza a gol un gran centro de Nsue.

 

                                                       Once a la defensiva.

Ni Agirretxe ni Nsue fueron de la partida en un once titular en el que, quizá, Martín Lasarte quiso contener el centro del campo. Eso explicaría alinear a tres pivotes, que se zafaron a la hora de cortar el balón, pero que luego no acertaron a enviarlo a los atacantes txuri urdines. Bravo volvió a la portería, Mikel González volvió a jugar en el lateral izquierdo, Labaka y Ansotegi fueron los centrales y un consolidado Dani Estrada jugó en el lateral derecho. El centro del campo fue ocupado por Elustondo y Rivas, con Mikel Aranburu algo más adelantado. Griezman y Xabi Prieto ocuparon las bandas y Carlos Bueno fue titular en la punta de ataque.

En frente, Juan Ignacio Martínez alineó su once de gala. Rubén jugó en portería, Clavero, Cygan, Pablo Ruiz y Expósito en defensa, Sanchez y Longás formaron el doble pivote; por delante Lafuente, Victor y De Lucas formaron una línea de tres, y Toché fue el punta.

                                                    De más a menos.

El partido fue de más a menos en su primera parte. Ambos equipos quisieron demostrar desde el principio que su situación en la tabla no es casualidad. De este modo, el partido tomó un rumbo de ida y vuelta, con acciones rápidas y fuertes defensas que robaban el balón en un lado y otro del campo. A pesar de la rapidez con la que los dos equipos querían mover el balón, ninguno acertaba a llegar con peligro al marco contrario. Sólo Bueno tuvo una gran oportunidad en los primeros minutos, pero no definió bien.

El ritmo fue bajando con el transcurso de los minutos. Hubiera sido de locos que el partido se hubiera desarrollado en los mismos términos durante los noventa minutos. La Real se hizo con el centro del campo, en parte gracias a un gran Diego Rivas que trabajó a destajo robando balones. Los minutos transcurrían y no parecía que la sombra del gol fuera a planear sobre Anoeta.

Carlos Bueno, se mostraba trabajador, pero a su vez nervioso arriba. Se las vio y se las deseó con Cygan. Ambos terminaron con una tarjeta amarilla la primera parte, por un rifi-rafe, que a la postre en la segunda parte mandaría al central francés del Cartagena expulsado a la caseta por una segunda amarilla. Además, el delantero uruguayo desaprovechó un dos para dos con Griezmann al no darle el balón al joven canterano txuri urdin.

Justo antes del descanso llegaría el primer susto para la parroquia local. Ansotegi tuvo que enmendar un error a la hora de pagar una contra de Mikel González haciendo una falta peligrosísima a De Lucas, que se preparaba para encarar a Claudio Bravo. El de Berriatua se llevó una tarjeta amarilla y Expósito mandó un fuerte disparo al larguero, en la que fue, sin duda, la ocasión más clara de la primera parte.

 Cartagena más de media hora con diez.

La segunda parte comenzó como la primera. El ritmo era frenético, el partido de ida y vuelta, y las defensas volvieron a emplearse fuerte. Sin embargo, con la expulsión de Cygan en el minuto nueve al cortar una contra de Griezmann, el partido cambió de forma radical. Al principio el Cartagena se echó atrás, pero viendo que con el paso de los minutos la Real no lograba llegar con demasiado peligro, comenzó a jugar hacia arriba y no le perdió la cara al partido.

Es posible que Martín Lasarte esperara demasiado para hacer los cambios. Con el Cartagena con uno menos, quizá el entrenador uruguayo tenía que haber quitado antes a uno de los componentes del trivote para introducir más velocidad arriba. Sin embargo, decidió esperar, y al final la jugada no le salió tan mal. Nsue y Agirretxe entraron en el minuto 27 en el terreno de juego en sustitución de Aranburu y Bueno.

Aun jugando con diez, el Cartagena siguió creando peligro. Las salidas a la contra de Tato y Hector, que entraron en el terreno de juego ya avanzada la segunda parte, lograban córners y faltas con los que pusieron en peligro el marco de Bravo, al que se le vio incómodo con el sol.

Así, y cuando parecía que todo estaba visto para sentencia y que la Real iba a dejar escapar dos puntos ante el líder, Nsue recogió un balón gano línea de fondo la puso al segundo palo y apareció Imanol Agirretxe para empujarla con la cabeza al fondo de las mallas. El de Usurbil logró resarcirse de un comienzo muy irregular con un gol que puede ser de vital importancia.

 

                                            Consolidación en la parte alta.

Con esta victoria in extremis ante el Cartagena la Real logra encaramarse a lo más alto de la tabla. Además, en el particular Tourmalet que está afrontando el equipo txuri urdin, los resultados están siendo muy positivos, ya que, salvo la derrota ante el Hércules, el resto de posibles rivales directos contra los que ha jugado la Real han sido derrotados por los de Martin Lasarte.

La victoria, sin duda, dará moral a una Real, que se empieza a creer que el sueño es posible, a pesar de que todavía queda mucho, y que la semana que viene visitará el estadio Teresa Rivero de Vallecas, donde tendrá que medirse al Rayo Vallecano, que ya sabe lo que es ganar a la Real esta temporada.

 

1. Real Sociedad: Bravo; Estrada, Ansotegi, Labaka, Mikel González; Rivas, Elustondo, Aranburu (Nsue, min. 70), Griezmann (Bergara, min. 90), Xabi Prieto; Carlos Bueno (Agirretxe, min. 70).
0. Cartagena: Rubén; Expósito, Cygan, Pablo Ruiz, Clavero; Lafuente (Herrero, min. 57), Mariano Sánchez, Longás, De Lucas (Héctor, min. 88); Víctor (Tato, min. 75) y Toché.
Goles: 1-0, min. 89. Agirretxe.
Árbitro: Hernández Hernández. (Canarias). Ha expulsado en el minuto 55 a Cygan por doble amonestación. Tarjetas amarillas a Carlos Bueno, Ansotegi, Expósito y Mariano.
Incidencias: 20.000 espectadores en Anoeta que acogió por primera vez en su historia un partido disputado de mañana.